El emprendimiento chileno que reduce el uso de toallitas higiénicas a partir de copas menstruales sustentables

17/07/2019 / Autor: Raquel Lop

Con más de 100 mil copas menstruales vendidas a lo largo de Chile y Latinoamérica, MiaLuna apuesta por un modelo amigable con el medio ambiente y que otorga trabajo a más de cien mujeres en nuestro país.

La sustentabilidad en todo tipo de acciones y de productos está preocupando cada vez más a todo tipo de personas, en todo el mundo. En concreto, la sustentabilidad también ha llegado hasta el ciclo de la mujer, revolucionando los productos para la menstruación.

Cada año se desechan hasta 100 mil millones de tampones y toallas higiénicas en todo el mundo. Con este panorama, la copa menstrual se transformó en la alternativa más sustentable en la última década, por sus características reutilizables y ecológicas.

Otro punto relacionado es el ahorro. Su larga vida útil, de hasta 10 años sin inconvenientes, permite que la primera inversión puede que sea mayor que comprar tampones o toallas higiénicas, pero se sostiene en el tiempo.

Entre otros aspectos, también la ventaja para las mujeres es que es una forma higiénica y beneficiosa ya que contienen el flujo menstrual, al ir insertas en la cavidad femenina, impidiendo que el líquido salga pero sin la retención de la humedad vaginal. Como sí ocurre con los tampones, por ejemplo.

En este contexto de productos de higiene femenina para la menstruación, nació el emprendimiento chileno MiaLuna, una de las marcas más reconocidas en Chile de copas menstruales. Nueve años cuidando la huella que deja cada mujer en el planeta. Hoy cuentan con más de 180 mujeres a lo largo del país que venden sus productos en 45 tiendas especializadas y en una cadena de farmacias. También es posible encontrarlas en 10 países de Centro y Sudamérica.

Desde su creación, MiaLuna logró disminuir el uso de toallitas higiénicas en un billón, según Paula Valenzuela, su creadora.

“Una toalla higiénica tarda aproximadamente 500 años en degradarse y el aplicador del tampón un poco más. Éstos contienen sustancias como látex, dioxinas, polvos absorbentes y otros químicos que dañan el medio ambiente y los mantos acuíferos”, comentó.

Actualmente, la empresa ya cuenta con cuatro generaciones de copas y miles de otros productos. Con más de 100 mil productos vendidos en Latinoamérica y un 90% de satisfacción en la cliente, según sus números, las ventas desde el 2016 a la fecha habrían aumentado un 200%, esperando un crecimiento alrededor del 90% para este 2019.

La historia del emprendimiento chileno

Luego de años de investigación y debido a la alarmante estadística que afirma que las toallas higiénicas y tampones se encuentran dentro de los productos más contaminantes en el mundo, es que Paula Valenzuela hizo un compromiso.

El 2011 lanzó su primer producto, una copa menstrual reutilizable que evita el uso de plástico, embalaje y desperdicios. Un acierto por donde se lo mire. Una opción higiénica, saludable, cómoda, barata y ecológica, ya que su duración rondaba entre los tres a 10 años.

Con años de arduo trabajo, MiaLuna fue la ganadora de SERCOTEC 2012, en la categoría Capital Semilla. Desde 2016 que mantienen una alianza con Reforestemos Patagonia.

“Un porcentaje de nuestras ventas mensuales van destinadas para comprar árboles nativos y reforestar la zona de Magallanes y Aysén. A la fecha ya llevan más de  mil 700 árboles”, añadió Valenzuela.

A finales del mismo año, se trasformaron en una de las pocas empresas chilenas en obtener el reconocimiento y certificación de Empresa B, demostrando que con MiaLuna, “una menstruación consciente es posible”, enfatizó su creadora.


Imagen principal cortesía de MiaLuna

TAGS: copa menstrual / Menstruación / MiaLuna / tampones / toalla higiénica

17/07/2019 / Autor: Raquel Lop

OCULTAR COMENTARIOS