La Facultad de Ingeniería de la U. de Santiago abre ciclo de charlas para ayudar al desarrollo del emprendimiento e innovación

19/07/2019 / Autor: Raquel Lop

La primera charla de este ciclo se centró en el medioambiente y estuvo a cargo de Víctor Velastino, quien desarrolló Aymapu, proyecto que recibió el premio Latinoamérica Verde 2017 en la categoría desarrollo humano.

La semana pasada comenzó el ciclo de charlas “Innovando desde…”, organizado por el Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería en conjunto con cada departamento de la Universidad de Santiago. Su fin es formar y contribuir al desarrollo del ecosistema de innovación y emprendimiento de esta comunidad.

En la instancia, además, se extendió la invitación a académicos como estudiantes que tengan propuestas de innovación o emprendimiento para que puedan acercarse al Centro de Innovación y recibir el asesoramiento necesario. “Nosotros como facultad tenemos la idea de impulsar este ecosistema desde las diversas áreas”, puntualizó Claudia Seco, Subdirectora del Centro de Innovación.

La primera charla del ciclo “Innovando desde…”, comenzó con la presentación del proyecto medioambiental Aymapu, desarrollado por Víctor Velastino, quien fue reconocido con el Premio Latinoamérica Verde 2017, cuyo énfasis se centró en la innovación social y resguardo del medioambiente.

Por ello, su charla bajo el nombre de “Innovando desde las necesidades medioambientales”.

Proyecto Aymapu y Papel Semilla

 

Aymapu surgió a partir de un complejo escenario de vida para Víctor Velastino. Entre el éxito y el fracaso, diseñó la propuesta de papel reciclado que plantea como “papel amigo de la tierra”. Se trata de un producto 100% reciclado, libre de ácido y blanqueadores.

El proyecto comenzó con la conciencia del casi inexistente uso de los residuos como forma de producir un nuevo recurso. En aquel entonces solo se reciclaba el 0.96% de los residuos que generaba el país y había pocas empresas destinadas a este fin. Fue este motivo el que lo impulsó a idear una forma de utilizar este material, considerando también a quienes se hacen cargo de más del 60% de la recolección y separación residual: los recicladores base.

Dar nuevas oportunidades a quienes se dedican a realizar esta labor fue parte central. En las investigaciones realizadas por él y su equipo, constataron que los recicladores base pertenecen al quintil más bajo de ingresos. En esta dicotomía, Víctor hizo una comparativa entre ellos y los mineros del salitre: “En esta nueva época, esta nueva economía, los recicladores base son los nuevos mineros”, razón por la cual centró su esfuerzo en generar una innovación que logre mejorar las condiciones en que se desenvuelven quienes forman parte central del ecosistema.

En este sentido, se generó la propuesta de estandarizar el proceso de remuneración por el servicio que prestaban. De esta forma, se formaron lazos con SENDA Previene y Sence, y a la fecha, hay veinte recicladores que en los últimos dos años han terminado sus estudios, dejado sus adicciones e incluso hay quienes postulan a la casa propia. “Esas son cosas que te van llenando del proyecto”, afirma el emprendedor.

Los estudios anteriores sobre máquinas y herramientas, además de algunos años de ingeniería del emprendedor, le brindaron herramientas para desarrollar una máquina generadora de papel reciclado, que producía, en un inicio, una tonelada mensual de papel biodegradable y llegaba a ahorrar incluso un 80% de agua.

El éxito de la puesta en marcha se materializó en un estudio que afirmaba que 24 resmas del papel generado por Aymapu equivalen a salvar un árbol. En este contexto surgió otro elemento fundamental que comenzaron a trabajar: el Papel Semilla.

El valor fundamental de esta propuesta fue añadir semillas de diferentes especies al proceso de generación. Este fue el caso del tomate limachino y el ají cacho de cabra, que sembrados en la tierra son capaces de germinar, lo que en palabras de Velastino, “fue el valor agregado que le dimos al papel, hacer recuperación del patrimonio”.

La conformación de un equipo interdisciplinario les permitió aumentar de una a 25 toneladas mensuales, además de lograr expandirse y trabajar en conjunto con empresas e instituciones como la cárcel de Rengo.


Imagen principal cortesía de Product School / Unsplash. Interiores: Aymapu y Usach

TAGS: Aymapu / ciclo de charlas / Facultad de Ingeniería / Innovando desde / Innovando desde las necesidades medioambientales / Medioambiente / Universidad de Santiago / Víctor Velastino

19/07/2019 / Autor: Raquel Lop

OCULTAR COMENTARIOS