Comercio online y menores: estadísticas de uso y los posibles peligros para los niños

27/06/2019 / Autor: Raquel Lop

En comparación con el mismo periodo del año anterior, según Kaspersky, los niños visitan con mayor frecuencia las páginas de comercio electrónico: su interés en las compras en línea se ha triplicado en los últimos 12 meses y ha pasado del 2% al 9% en Latinoamérica.

Los resultados de un informe elaborado por Kaspersky sobre la seguridad de los niños, demuestran que, al igual que los adultos, también disfrutan de los beneficios de las compras en línea. Navegan –y en ocasiones compran– de un modo que posiblemente se convertirá en la única manera que habrá en el futuro.

Basado en las estadísticas anonimizadas de los productos de la compañía con funcionalidad de control parental, el estudio muestra que los padres deben proporcionar a sus hijos la orientación y el apoyo adecuado para garantizar que su experiencia digital sea positiva, sin los riesgos de compartir involuntariamente información personal y de pago con posibles estafadores. Por lo tanto, es vital que los adultos estén al día de los cambios claves para el comportamiento digital de los niños.

Según las estadísticas, el creciente interés de los jóvenes por las tiendas en línea es una tendencia a nivel mundial. No obstante, su alcance varía en función de la ubicación. De acuerdo con los datos del informe, el mayor número de búsquedas de compras (y también el de mayor crecimiento) se ha registrado en Rusia y la Comunidad de Estados Independientes –CIS– (23%). Tras estas regiones, y con una diferencia porcentual significativa, se sitúan América del Norte (15%), Europa y Oriente Medio (11%) y Asia y Latinoamérica (9%).

Pese a que existen claras diferencias entre regiones, los sitios más consultados por los niños de todo el mundo son AliExpress, Amazon y eBay. En particular, son las compañías chinas las que más crecen año tras año. La ropa deportiva (Nike y Adidas), la electrónica (Apple y Samsung) y las marcas de moda (Gucci, Vans, Supreme, Zara y Bershka) son lo más buscado entre los consumidores más jóvenes.

Cabe señalar que la búsqueda de productos en línea, así como la visita a las páginas web de los retailers, no implica necesariamente un gasto real. Los niños pueden estar mirando diversos productos o elaborando una ‘lista de deseos’ para compartirlos con sus cercanos. Por lo tanto, este mayor interés no debe interpretarse como una necesidad de prohibir estas actividades, sino como un indicador al que los padres deben tener en cuenta para prestar atención a los hábitos de sus hijos tienen en Internet. Hablar con ellos sobre los posibles riesgos y precauciones a tener en cuenta, al mismo tiempo que establecer algunas reglas básicas.

‘‘Internet ofrece una gran cantidad de oportunidades para los niños, y ahora vemos que muchos se están convirtiendo en un público clave para los minoristas digitales. Tanto si gastan dinero como si no, necesitan el apoyo y la orientación de los adultos, que pueden ayudarles a evitar contenido inapropiado, sufrir pérdidas económicas o compartir de manera innecesaria sus datos personales”, señala Anna Larkina, experta en análisis de contenido web de Kaspersky.

Además, la experta añade que: “Aunque hay ciertas cosas en las que el software de control parental puede actuar, es vital que los adultos estén al tanto de lo que están haciendo sus hijos en Internet y se aseguren de que cuentan con la información para hacerlo de forma segura. Esta podría ser la oportunidad perfecta para que los padres pasen tiempo con sus hijos creando y compartiendo sus listas de deseos al mismo tiempo que les enseñan algunos aspectos importantes sobre cómo funciona Internet’’.

Según Larkina, hay algunos procedimientos para garantizar que los niños permanezcan seguros en Internet mientras navegan por las tiendas de venta en línea. Un ejemplo es enseñar a no compartir datos personales en las redes y con las tiendas online, ya sea vía telefónica o digital.

Otro consejo es prohibir que compartan los detalles de pago (número de la tarjeta de crédito, fecha de caducidad, PIN, CVV/CVC) con cualquier persona, incluyendo amigos u otros adultos; o por ejemplo restringir la información almacenada en sus dispositivos sobre los pagos para evitar que, en caso de robo o pérdida, caigan en manos ajenas.


Imagen principal cortesía de Emmanuel / Unsplash

TAGS: Comercio electrónico / compra online / control parental / jóvenes / niños

27/06/2019 / Autor: Raquel Lop

OCULTAR COMENTARIOS