Mis Favoritos

El secreto de la creatividad de David Lynch para atrapar sus “peces dorados”

reseña Lynch-1
Comparte esta imagen
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

13/11/2018 / Autor: Innovacion.cl

El cineasta estadounidense revela en un libro la clave para el desarrollo de sus películas, una práctica que él ha mantenido desde 1973 y que recientemente compartió con el público chileno a propósito del trabajo que está realizando con estudiantes de un colegio en San Ramón.

Al comienzo, en una solitaria y primera frase, aclara el título del libro. “Las ideas son como peces”, como queriendo emular esos segundos de sorpresa cuando se llega a un río. “Si quieres pescar pececitos, puedes permanecer en aguas pocos profundas. Pero si quieres pescar un gran pez dorado, tienes que adentrarte en aguas más profundas”. Este sumergimiento ocurriría gracias a la meditación trascendental.

David Lynch, destacado artista y director de cine, es el autor de Atrapa el pez dorado: Meditación, conciencia y creatividad (Penguin Random House Grupo Editorial España, 2014). Sus páginas fueron editadas por primera vez en 2006 pero, debido a su éxito, se continuó editando en distintos años, idiomas, tamaños y editoriales.

El creador de Twin Peaks (1990), la serie que cambió la televisión según la crítica, nunca se ha saltado una meditación desde 1973. Sentado, ojos cerrados, no más de 20 minutos, dos veces al día y casi siempre antes de las comidas, le permitirían obtener esos peces que busca para su cine.

No siempre fue así. El ganador de la Palma de Oro de Cannes en 1990 por Corazón Salvaje, también Mejor Director en el mismo festival por Mulholland Drive (2001),  asumió que la primera vez que escuchó sobre este tema no le interesó. Ni siquiera por curiosidad. “Una pérdida de tiempo”, escribió.

reseña Lynch-3

Sin embargo, una frase se repetía cada vez que lo hablaba. Que “la verdadera felicidad estuviese en el interior”. Comenzó a investigar, se hizo preguntas y consideró distintas opciones. Luego hubo una llamada de su hermana. “Me contó que llevaba seis meses practicando meditación trascendental. Noté algo en su voz. Un cambio. Una nota de felicidad. Y pensé: Eso es lo que yo quiero”, se habría declarado.

El también guionista, actor, fotógrafo, publicista, diseñador de vestuario, músico y otros oficios, comenzó esta práctica durante su primera incursión artística, en sus tiempos de pintor. Para Lynch, cada ocurrencia es parte de una cadena. Siguiendo su analogía, “cuando uno atrapa un pez que te gusta, incluso aunque sea pequeño (un fragmento de una idea), ese pez te conducirá a otro pez y todos se engancharán en el primero. Ya estás en marcha. Muy pronto se van acumulando cada vez más fragmentos y emerge el conjunto”.

Se muestra sincero: no es un trabajo fácil. Allá abajo nadan de todos los tipos, tamaños y colores. Expandir la conciencia a partir de la meditación, según él, jugaría un rol clave en nuestras ideas. Ejemplifica con una pelota de golf.

“Si tienes la conciencia del tamaño de una pelota de golf, cuando leas un libro, lo que entiendas de él tendrá el tamaño de una pelota de golf; cuando mires por la ventana, lo que captes será como una pelota de golf; cuando te despiertes por la mañana, tendrás una vigilia como una pelota de golf; y a lo largo del día, una felicidad interior del tamaño de una pelota de golf”.

reseña Lynch-2

Si meditáramos “al leer el libro, lo entenderás más; al mirar por la ventana, verás más; al despertarte, tu vigilia será mayor, así como tu felicidad interior a lo largo del día. Podrás pescar ideas a un nivel más profundo. Y la creatividad fluirá. Y la vida se parecerá más a un juego fantástico”.

Desde su fundación promueve esta actividad “basada en la conciencia”, enfocada en escolares. Sus programas permitirían “a cualquier centro educativo cumplir con la responsabilidad de desarrollar sistemáticamente la creatividad y la inteligencia latentes en los estudiantes, a fin de que, independientemente de su base educativa o socioeconómica, puedan experimentar éxito y plenitud crecientes cada día. Esto se alcanza a través de tecnologías de la consciencia, efectivas y probadas,  especialmente el programa de Meditación Trascendental y el Vuelo Yoguico”.

El pasado 6 de junio el estadounidense estuvo en iF Chile, vía streaming, conversando sobre esta disciplina en Cambiando Mentes Cambiando Mundos (CMCM).  En la ocasión se expuso el convenio entre su fundación y el colegio Alberto Blest Gana de San Ramón: desde 2017 la meditación es parte del horario escolar. Esta habilidad habría mejorado las relaciones interpersonales, el rendimiento académico y el control de emociones negativas.

Volviendo a Atrapa el pez dorado, el artista recomienda independencia durante el proceso creativo. “Sé fiel a ti mismo. Que resuene tu voz, no permitas que nadie la manipule. Nunca rechaces una buena idea, pero nunca admitas una mala”, afirma.

David Lynch recomienda creer en la felicidad e intuición. “Experimenta la alegría de hacer. Y de este modo pacífico brillarás”, comenta para luego establecer que “tus amigos se sentirán muy felices contigo, felicísimos. Todo el mundo deseará sentarse cerca de ti. ¡Y la gente te dará dinero!”, avizora sobre algo que quizás está haciendo en este momento.


Escrito por Marcelo Salazar. Imagen interior cortesía de Dingzeyu Li / Unsplash

TAGS: Alberto Blest Gana / Atrapa el Pez Dorado / CMCM / Conciencia / Creatividad / David Lynch / Felicidad / Ideas / iF Chile / Meditación / Meditación Trascendental
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

13/11/2018 / Autor: Innovacion.cl

OCULTAR COMENTARIOS