Mis Favoritos

Experto analiza cómo el valle del Cachapoal puede potenciar su competitividad enoturística

Valles Cachapoal-1
Comparte esta imagen
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

28/09/2018 / Autor: Innovacion.cl

Mientras el valle de Colchagua concentra inversiones y público, el vecino Cachapoal no logra desarrollar una estrategia colectiva, a pesar de ubicarse más cerca de Santiago.

Los valles del Cachapoal y de Colchagua son dos importantes zonas productoras de vinos ubicadas en el Valle de Rapel, en la zona central de Chile.

Constituyendo ambas instancias atractivas para el público interesado en el vino, el desarrollo de hoteleria boutique, producción de uva de calidad y bodegas de renombre nacional e internacional se ubican más en Colchagua que en Cachapoal.

Según explica Maximiliano Morales, ingeniero agrónomo y consultor de proyectos estratégicos de AgroWine Lab, la zona del Cachapoal pierde protagonismo porque –a diferencia del otro valle- en la zona aludida no ha existido innovación en la asociatividad.

El hecho de que se hayan instalado en el sector importantes viñedos y bodegas e -incluso- hotelería de categoría internacional, no existen muestras de un trabajo más en conjunto, según explica Morales.

El Valle de Cachapoal ofrece una amplia variedad de terroirs para la producción de uva de calidad, hotelería de primera línea y atractivos turísticos que podrían ser potenciados de forma articulada en una estrategia regional, lo cual hoy no se está llevando a cabo.

Valles Cachapoal-2

Eso merma la actividad estando –incluso- más cerca de Santiago que el Valle de Colchagua.

Zonas como Graneros, Mostazal, Codegua, Olivar, Requínoa, Rengo, Malloa, Quinta de Tilcoco, Peumo, Pichidegua, Las Cabras, San Vicente de Tagua Tagua, Machalí y Coltauco constituyen territorios del Cachapoal que deben ser potenciados en una óptica estratégica conjunta entre los sectores que resultarían beneficiados, tanto del sector público como del privado.

“Resulta esencial para el Valle de Cachapoal que se desarrolle una visión colectiva a largo plazo, que ayude a todos los actores del rubro tales como productores de uva, viñas familiares pequeñas, medianas y grandes, además de hoteles y atractivos turísticos públicos”, enfatiza el analista de AgroWine Lab.

Un aspecto prioritario, por ejemplo, es integrar a todas las bodegas –pequeñas y grandes- que se han desarrollado en la zona y que actualmente se encuentran “descolgadas”, para luego impulsar nuevas inversiones que reactiven y profesionalicen la actividad vitivinícola desde la cordillera de los andes hasta la costa.

Una prueba de eso son las exitosas últimas dos versiones del Salón del Vino en el Hotel Santa Cruz Plaza, atrayendo Viñas de Australia, Estados Unidos y otros valles distintos al de Colchagua, generando un foco de atención global que atrajo a muchos visitantes.

“El Valle de Cachapoal podría liderar una iniciativa similar, buscando su propio perfil, si contara con una hoja de ruta vitivinícola que debe ser definida por un amplio grupo de stakeholders de la industria enoturística”, señala Morales.


Texto de Claudio Pereda/ Imágenes: AgroWine Lab

 

TAGS: AgroWine Lab / Asociatividad / estrategia regional / Hotelería / Innovación / Maximiliano Morales / terroirs / Valle de Colchagua / Valle del Cachapoal
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

28/09/2018 / Autor: Innovacion.cl

OCULTAR COMENTARIOS