Mis Favoritos

Mueblería patrimonial: cuando innovar se hace respetando el pasado

MuebleríaPatrimonial2
Comparte esta imagen
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

19/01/2018 / Autor: Claudio Pereda

Sofía Fernández de la Reguera tiene como centro de su trabajo las piezas únicas y de colección. Muebles antiguos y de estilo, que gracias a un trabajo delicado y amoroso, logran nueva vida para comenzar otra vez.

Hace un par de años lleva adelante su proyecto Sofía de la Reguera Mueblería, un emprendimiento de restauración y renovación de muebles en donde se trabaja 100% a mano, en cada detalle, pieza y color, con la idea de realizar un mueble único de colección.

La tarea es rescatar la esencia de estas piezas que, luego de desarmar y rearmar, trae de vuelta a la vida con toques frescos y modernos. Muebles con carácter singular, pensados para protagonizar espacios como objetos únicos, que entreguen toques de color y una atmósfera especial a los ambientes.

“Siempre he estado muy interesada en el reciclaje y en el uso apropiado y no descontrolado de las materias primas en nuestro planeta. Además, me encanta todo lo antiguo, lo bien hecho, la dedicación y significado que antes se les daba a las cosas, ya sean muebles, arquitectura u objetos”, subraya la diseñadora de interiores de la Universidad del Pacífico.

Esta pasión hecha empresa tiene sus orígenes cuando Sofía realiza su proyecto de título acerca del patrimonio del barrio Yungay. “Ahí me enamoré de la idea de rescatar y revalorar la historia que hay detrás de lo antiguo, que es lo que nos deja hoy en día”, cuenta.

Luego, en 2014, mientras vivía y trabajada en Canadá, vino otro impulso a su emprendimiento. “Observé que los muebles se regalaban todo el tiempo o se vendían por muy poco. Tuve la idea de crear una colección de tres muebles y venderlos para ver cómo me iba. Los vendí todos”, recuerda.

Al volver a Chile estaba convencida que esa era su pasión y optó por dedicarse a ella también laboralmente.

Reconoce que las personas quedan felices con sus muebles. Que se sorprenden cuando ven su renovación y se dan cuenta de que aún pueden darle uso. “Es un trabajo que trasciende en muchos aspectos de la vida y eso es lo que me llena, que sea algo que me entregue y me permita llevar la vida que quiero para mí”, precisa.

Lo bueno es que sigue perfeccionándose para explorar nuevos espacios en su marca. “Tomo cursos de tapicería estilo original, sigo dándome a conocer y exploro nuevos espacios donde pueda crecer con mis muebles, creando productos de mi marca relacionados a la decoración y servicios”,

TAGS:
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

19/01/2018 / Autor: Claudio Pereda

OCULTAR COMENTARIOS