Mis Favoritos

Igualdad de género: el gran desafío de las empresas en Chile

MujeresTrabajan1111
Comparte esta imagen
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

26/01/2017 / Autor: Claudio Pereda

Ubicado en el lugar 70 (de entre 119 países), Chile no muestra una mejora importante en cuanto a la brecha de género laboral. Mientras el ingreso per cápita de una mujer se ubica en poco más de US$11.000 anual, el de los hombres supera los US$23.000.

Por ello, el Foro Económico Mundial -con sede en Suiza, conocido como WEF en su sigla en inglés- lleva adelante el Global Gender Gap, instancia que desarrolla la Iniciativa de Paridad de Género (IPG), la que -por cierto- busca generar dinámicas que cambien el preocupante cuadro existente en el mundo sobre este aspecto.

Saadia Zahidi es quien está a cargo de esta temática, razón por la que viaja a distintos puntos del mundo para darla a conocer y para estimular la discusión y la acción necesaria. Estuvo recientemente en Chile y aunque su permanencia no alcanzó a sumar dos días, dejó una estela interesante.

El gran objetivo del Global Gender Gap es que en un plazo de tres años (en principio), la brecha de género laboral disminuya 10% en Chile, respecto a la situación actual.

En el mundo, las mujeres ganan poco más de la mitad que los hombres, a pesar de que trabajan más horas. En América Latina, Chile es el segundo país con peor distribución de género (tras Brasil). Hasta hace poco, el país se ubicaba como el de peor igualdad de género en la región.

A nivel mundial las cosas han ido empeorando en el ámbito laboral para las mujeres. Si hasta hace algunos años se esperaba que en el 2133 podría lograrse la paridad en el trabajo, los últimos estudios de la entidad con base en Suiza señalan que esa fecha se ha retrasado en poco más de cincuenta años.

Saadia Zahidi.

Saadia Zahidi.

“De ser una plataforma de diálogo, hemos evolucionado hacia instancia de trabajo intelectual para la acción”, explica Zahidi. Primero, buscaron convencer socios en el mundo empresarial. Luego entendieron que también había que ir a la sociedad abierta. “Pero siempre se requiere un ente que mantenga en alto el impulso y que continúe con los chequeos y las responsabilidades”, precisa.

La estrategia principal de la entidad es ir uniendo el mundo privado con el sector público, de manera que existan acuerdos para generar políticas afines. La meta, entonces, es reducir 10% la brecha de género mirando la situación desde donde se parte. Y ese es un matiz atractivo, pues genera acciones y fórmulas distintas para cada país, de acuerdo a su propia idiosincracia.

Para Zahidi el principal cinturón que existe en Chile son las estructuras organizacionales. “No han cambiado y siguen construidas con dinámicas de hace cincuenta o sesenta años, cuando había un modelo de hombre proveedor y una mujer que cuidaba a la familia”, acota.

MujeresTrabajan2222

En ese sentido, la gran tarea debe hacerse en los niños y niñas de quince años, para que entiendan que el género no es una camisa de fuerza y que las posibilidades siempre tienen que estar unidas al talento.

La economía de América Latina se separa cada vez más de su dependencia de los commodities. Y eso significa que se van a necesitar otros requerimientos en algunos años más. Requerimientos que hoy no existen en la región.

Potenciar la participación laboral femenina es la piedra angular de ese cambio, porque es una puerta que abre grandes posibilidades de desarrollo, destaca el Global Gender Gap del WEF.

Zahidi señala que cuando se invierte en mujeres en el ámbito laboral, el círculo económico y social se hace plenamente virtuoso.

TAGS:
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

26/01/2017 / Autor: Claudio Pereda

OCULTAR COMENTARIOS