Mis Favoritos

Auto a control remoto y máquina para hacer tatuajes crean jóvenes en la Red de Clubes Tecnológicos del Cnid

clubcnid1111
Comparte esta imagen
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

21/12/2016 / Autor: Innovacion.cl

Promover la “apropiación tecnológica” en jóvenes con situación de vulnerabilidad es el principal objetivo de la Red de Clubes Tecnológicos que lleva a cabo como experiencia piloto el Consejo Nacional de Innovación para el Desarrollo (Cnid).

La dinámica cuenta con el apoyo del programa Enlaces (Mineduc), el Servicio Nacional de Menores (Sename, a través de su Centro Semicerrado La Cisterna), la ONG Conciencia, el centro Costadigital de la Universidad Católica de Valparaíso, la organización Firstmakers y el Banco Iberoamericano de Desarrollo (BID).

Junto con aprender conceptos nuevos, internalizar conocimiento de una malla curricular ajustada a la temática, conocerse mejor a sí mismos y ampliar sus opciones vocacionales y creatividad, los jóvenes participantes han podido desarrollar con sus propias manos proyectos atractivos como un auto a control remoto, una máquina para hacer tatuajes o un instrumento musical elaborado en forma colaborativa.

Surgida de las propuestas que la Comisión Presidencial de Ciencias para el Desarrollo de Chile entregó a la Presidencia de la República el año 2015, específicamente en lo relacionado a la promoción de la cultura científica y de innovación en el sistema escolar, la actividad “promueve iniciativas que permiten innovar en la educación de los jóvenes y nos ayudan, como país, a desarrollar capacidades de ciencia e innovación para el futuro”, enfatiza el presidente del CNID, Gonzalo Rivas.

clubcnid2222

Los clubes tecnológicos también fortalecen la educación técnico profesional, “ya que propicia el desarrollo de capacidades y competencias para la construcción de una trayectoria socioeducativa coherente con los intereses, habilidades, aptitudes y preocupaciones de los jóvenes”, explica Pedro Hepp, líder del programa.

La experiencia, además, posee dos aspectos importantes: profundiza el concepto del “aprender haciendo”, ya que los proyectos son personalmente significativos para los jóvenes; a eso suma una dinámica inclusión de género, ya que ha habido un especial cuidado por integrar mujeres al proyecto, fomentando así en ellas el acercamiento a las ciencias y la tecnología.

Cabe recordar que en Chile existe un déficit de capital humano femenino en el sector tecnológico y digital cercano al 25% anual.

TAGS:
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

21/12/2016 / Autor: Innovacion.cl

OCULTAR COMENTARIOS